Las fuerzas de la fantasía pueden fortalecerse en todo aquello que es percibido y vivenciado por el hombre y que solo se le revela íntegramente cuando él mismo lo complementa, esto siempre sucede cuando estamos atentos y tenemos interés.